vie., 14 feb. | Mamah Africa

INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN ¨AMAZING GRACE"

La Galería de MAMAH AFRICA, tiene el placer de invitarte el viernes 14 de febrero a las 19.00h, a un vino español 🍷 con motivo de la inauguración de la exposición AMAZING GRACE, un homenaje a la polifacética GRACE JONES del artista JORGE LÓPEZ DE GUEREÑU.
Se ha cerrado la posibilidad de registrarse
INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN ¨AMAZING GRACE"

Horario y ubicación

14 feb. 2020 19:00 – 22:00
Mamah Africa, Calle del Conde Duque, 48, 28015 Madrid, España

Acerca del evento

 

Amazing Grace, un homenaje muy especial.

Hace treinta y siete años conocí a Jean-Paul Goude, un año después de descubrir su trabajo como fotógrafo, ilustrador y publicista. Me impresionaron su sencillez y su enorme cultura, y me animó muchísimo que tuviera una afición enorme por ciertas cosas que para mi ya eran una obsesión: la música negra, la mezcla de razas y culturas, y como el mundo estaba entonces cambiando con el intercambio entre la cultura occidental en la que ambos nos habíamos criado y la que venía de otros lugares o de minorías raciales en Estados Unidos y Europa. Entonces no sabía que Grace Jones, además de ser la protagonista de parte de su obra, era también su pareja. Al año siguiente se publicó su libro Jungle Fever, una de las cosas que más han influido en mi vida profesional.

Dos años después nos vimos de nuevo en París, cuando su fama era ya enorme, y él igual de brillante, humilde y sencillo. Nunca olvidaré una conversación sobre Jean-Michel Basquiat, a los dos nos parecía el artista más grande de mi generación y un ser maravilloso y maravillosamente misterioso. Grace y él eran amigos suyos, yo también lo conocía, y aunque no tanto como ellos, lloré mucho el día que murió. Era, sencillamente, otro de mis ídolos.

Con ella era más difícil hablar en serio, pero su imagen felina, su energía y su sentido del humor imparables escondían una artista brillante con una gran inteligencia. La única vez que lo conseguí, le comenté que no ser tomada en serio como artista musical como le ocurría, ya le había pasado antes a Millie Jackson, otra modelo famosa que empezó a cantar e hizo una música muy provocativa. Su talento fue cuestionado por ambos motivos aunque fue una de las artistas más increíbles del Southern Soul, una de mis muchas pasiones. Grace no lo sabía y sé quedó callada y pensativa, raro en ella.

A finales de los setenta, años muy violentos en Jamaica, Chris Blackwell, el genio que dio a conocer a Bob Marley fuera de esa isla y lo convirtió en una estrella mundial, creó los estudios de grabación Compass Point en Barbados. Grandes estrellas de cualquier estilo de rock y pop pasaron por allí desde 1977 hasta hace veinte años. Las grabaciones que hicieron allí Rolling Stones, Bowie, ACDC, The Cure, B-52's, Duran Duran, Emerson Lake & Palmer, Marley, U2 y tantos otros, son históricas. Pocas son escuchadas todavía con tanta atención, por los verdaderos aficionados a la música, como las de Grace Jones.

Transformó el otro himno de Francia, La vie en rose de Édith Piaf, en uno de los grandes himnos del colectivo gay y de las pistas de baile. Mezcló reggae y funk con el tango como no se le había ocurrido a nadie. Se supo reír de si misma recitando poesías que sintetizan el mejor rap en tres frases. Creo el vehículo para que sus músicos llevasen el reggae a la estratosfera. Con la Go Go music, una de las formas más sublimes de funk casi desconocida fuera de Washigton DC, ella hizo uno de los monumentos de ese estilo, Slave To The Rhythm, que me ha obsesionado toda mi vida. Fuera de tono tantas veces, conseguía transmitir con su vozarrón la misma emoción que la última Billie Holiday con sólo un hilo de voz. Su universo único, mezcla de todo ello, adelantó parte de lo que escucharíamos quince años después en la mejor música electrónica.

Una gran artista, pero también mucho más. Junto a Jean-Paul, se adelantó en décadas a nuestra preocupación (o despreocupación, en su caso) sobre sexo, género o raza, como Jean-Michel en su obra. Lo hicieron en una forma ejemplar, aunque aparentemente no hemos aprendido nada desde entonces: con sentido del humor, frivolizando de una forma inteligente, llena de ironía, sobre aquello que la gente se resiste a cambiar, prefiriendo una realidad que ya no existe; el mal humor y la soberbia de tantos supuestos progresistas de hoy sólo les enfadan y les cierran en banda a cambios de actitud que no son necesarios; son, sencillamente, inevitables. Sus desfiles y películas, su música y sus vídeos son una lección que muchos deberían aprender, mostrando un mundo libre en el que se mezclan sin opresión modas y estilos, opciones sexuales, culturas y razas, generando riqueza y una nueva forma de vivir.

Esa es la gran virtud de un personaje sencillamente fascinante, y el motivo de esta exposición sobre ella, pero también sobre Jean-Paul Goude y Jean-Michel Basquiat. Iconos, no del pasado, ni siquiera del mundo que vivimos hoy: del que algunos desearíamos como futuro.

Jorge López de Guereñu

Se ha cerrado la posibilidad de registrarse

Compartir este evento