Mi herencia africana: el bissap

 

El BISSAP es una bebida natural típica de Senegal, que se elabora infusionando las flores secas del hibisco. Se puede consumir fría o caliente. A mi me gusta mucho más fresquita; con hielo, azúcar y hierbabuena.


Creo que fue en mi segundo viaje a Senegal cuando me aficioné a su "bebida nacional". Íbamos de camino a Thíes a comprar cestería típica de la zona cuando el paisaje cambió repentinamente. De un horizonte semiárido pasamos a campos inmensos de flores rojas y blancas que  vestían el suelo. Eran plantaciones de hibiscos, unas plantas que yo hasta el momento pensaba que sólo eran decorativas, pero que según nos fueron contando, son comestibles y tienen innumerables propiedades (afrodisiacas, terapeúticas, refrescantes).

 

El origen de esta planta no está muy claro. Hay fuentes que afirman que procede de la India y Malasia; y otras que es originaria de África. Lo que está claro es que crece en climas templados y tropicales y que se cultiva y consume en países como Méjico, donde a la bebida la llaman agua de Jamaica; en Egipto, llamada karkadé o  bissap en Senegal. Otros países productores del hibisco son Malí, Sudán, Tailandia o China.

 

 Esta flor también se utiliza en Senegal para preparar postres y guisos, para condimentar ensaladas e incluso para hacer mermelada (que por cierto, está riquísima). Además, el hibisco es un aliado fundamental para la belleza y el bienestar (es también una planta medicinal) con multitud de propiedades beneficiosas.


A mí me encanta como refresco; tiene sabor a 'chuche' y un color que lo hace todavía más atractivo: es un rojo intenso que entra ya por la vista y que no hay quien se resista a probarlo. También es muy común el hibisco blanco, pero yo siempre elijo el rojo. En La Galería es uno de los productos más demandados junto a nuestros rooibos.

 

 La preparación es sencillísima y yo sigo los pasos de mi cuñada Calixta, maestra en lo que se refiere a cocina senegalesa:

- 1 litro de agua
- 1 puñado grande de hojas secas de hibisco
- Mucho azúcar (si es azúcar moreno mejor)
- 2 ramas grandes de hierbabuena
* Y si quieres suavizar y endulzar la bebida, también se puede añadir zumo de piña.

 

 Se puede hacer en agua fría o en agua hirviendo. En el primer caso, es necesario que se deje en remojo al menos 24h para que poco a poco vaya adquiriendo el color rojo intenso y todo su sabor (al no hervirse el agua, la flor mantiene todas sus propiedades, por eso yo suelo hacerlo así). Si tienes prisa y lo necesitas preparar rápido, la opción del agua caliente es estupenda. Llevas el agua a ebullición, la retiras del fuego y añades las flores secas. Lo dejas infusionar 15 minutos, cuelas las flores, y en el líquido obtenido añades el resto de ingredientes. Lo dejas enfriar y listo!.

 

 Para mí, el toque final es la presentación: me encanta servirlo en una copa grande, con mucho hielo y adornarlo con un par de hojitas de hierbabuena y una pajita. Irresistible!


Nosotras, desde que abrimos La Galería de MAMAH AFRICA, siempre procuramos servirlo en cada evento o presentación y es un éxito asegurado... es una forma preciosa de dar la bienvenida a nuestro espacio, tal y como se hace en diferentes países africanos como es el caso de Egipto.

 

Una de las múltiples propiedades del bissap es que es una bebida energizante, un 'red bull' natural que te ayuda a estar con más energía... dicen que es lo que tomaban los hebreos en el antiguo Egipto, y que les ayudaba en el duro trabajo de la construcción de las pirámides.

 

Energizante, antioxidante y antibacteriano. Útil para bajar la tensión arterial, los lípidos, el colesterol y los triglicéridos... madre mía! quién da más? ...

 

 

 

 

 

 

 

lípidos, el colesterol y los triglicéridos... madre mía! quién da más? ...

 

 

 

 

..

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Diseños con el corazón: el bogolán I parte

September 15, 2017

1/6
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo